La justicia chilena dispuso una orden de captura internacional para el ex jerarca de la controvertida colonia alemana Dignidad, el médico Hartmut Hopp, condenado a cinco años de prisión por complicidad en los abusos sexuales de menores cometidos por el máximo líder y fundador de esa colonia.

Hopp era el segundo en la jerarquía de la colonia dirigida por el ya fallecido Paul Schafer, condenado por los abusos, y estaba en libertad condicional, pero en arresto domiciliario, indicó el juez Jorge Zepeda a periodistas.

Su fuga se descubrió el lunes luego de que el juez Jorge Zepeda dispuso su arresto y el de otros 10 colonos acusados de asociación ilícita. Otros dos colonos, entre ellos una hija adoptiva de Schafer, se encontraban también prófugos, pero el martes se presentaron voluntariamente al tribunal.

"No tengo información, (pero) lo vamos a investigar si alguien facilitó la huida del señor Hopp de nuestro país", dijo el martes en rueda de prensa el ministro del Interior Rodrigo Hinzpeter.

El director de la Policía de Investigaciones, Marco Vásquez, señaló que están trabajando con Interpol para ubicar a Hopp.

En declaraciones desde Alemania a la publicación electrónica Ciper, una familiar de Hopp confirmó que ya se encuentra en ese país. Según la publicación, Bárbel Schreiber, nuera de Hopp, dijo que "no lo he visto, pero sé que está en Alemania desde hace una semana".

El juez Zepeda dijo que la policía le informó el fin de semana que al parecer había un plan de fuga de Hopp y de los otros procesados por asociación ilícita, por lo que revocó la libertad condicional que favorecía a los colonos procesados.

Schafer fundó Dignidad, una vasta colonia agrícola a unos 420 kilómetros al sur de la capital, en 1962. La colonia llegó a tener unos 300 colonos alemanes y unos 500 chilenos que vivían bajo una estricta disciplina aplicada por el líder.

Durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), Schafer colaboró con su temida policía secreta (la DINA) y alojó una cárcel clandestina donde se torturó a detenidos, según determinaron procesos judiciales posteriores.

Además de ser condenado por 22 casos de abusos de menores, Schafer fue sentenciado también por la muerte de un detenido. El líder murió en prisión en abril de 2010.

Medios de prensa locales señalaron que Hopp habría huido a Argentina en helicóptero o que habría ingresado por un paso fronterizo clandestino. Desde allí habría viajado a Alemania, su país natal. Zepeda no confirmó estas versiones.