Perdiendo por 15 puntos con solamente cinco minutos por jugar en uno de los estadios más escandalosos de la liga, a los Mavericks de Dallas solamente les quedaba esperar lo mejor.

Dirk Nowitzki y Jason Kidd respondieron y de pronto los Mavericks se encontraron a una victoria de la final de la NBA.

El delantero alemán anotó 40 puntos, Jason Kidd encestó el tiro de tres puntos de la victoria con 40 segundos por jugar en tiempo extra el lunes y los Mavericks de Dallas sorprendieron al Thunder de Oklahoma City al vencerlo 112-105.

Con la victoria, Dallas toma una ventaja de 3-1 en la serie final de la Conferencia del Oeste.

"Uno miente si dice no estar sorprendido. Al perder por 15 a 5 minutos del final uno tan solo anhela que algo pueda suceder", dijo el centro de Dallas Brendan Haywood. "Uno solamente lo desea".

Dallas no tuvo la ventaja hasta que Nowitzki encestó dos tiros libres 16 segundos de haber iniciado el tiempo extra luego de recuperarse de un déficit de 99-84 en los últimos cinco minutos del último cuarto. Los Mavericks nunca permitieron que el Thunder — que se quedaron a un triunfo de igualar una marca de la NBA con ocho victorias en tiempo extra en la temporada regular — tomara la ventaja en el tiempo extra.

"Existen momentos y situaciones en las que ellos harán todo lo posible por poner a prueba el valor y la fuerza interior de un equipo", dijo Jason Terry, que anotó 20 puntos por Dallas. "Este fue uno de esos momentos. Este fue un momento decisivo en nuestra temporada que más adelante recordaremos para decir 'Hey, ese fue el partido clave'''.

Kevin Durant falló un disparo de tres puntos en la primera ofensiva de Oklahoma City en el tiempo extra para no volver a intentar un tiro hasta fallar de nuevo otro de larga distancia en los 10 segundos finales con el Thunder perdiendo por cinco puntos. Terminó con 29 puntos y 15 rebotes y el congoleño Serge Ibaka sumó 18 puntos y 10 rebotes por Oklahoma City. Russell Westbrook agregó 19 puntos, ocho rebotes y ocho asistencias.

Solamente dos equipos han logrado remontar un marcador adverso de 3-1 en la historia de la NBA sin el beneficio de jugar en casa el séptimo partido de la serie — Houston en las semifinales de la Conferencia del Oeste en 1995 y Boston en las finales del Este de 1968.

"No cabe duda de que fue una derrota dolorosa", dijo Scott Brooks, entrenador de Oklahoma City. "Si esta derrota no nos duele, entonces no existe una derrota que pueda doler".

El quinto partido de la serie está programado para la noche del miércoles en Dallas.

"Trabajamos realmente duro durante estos dos partidos para llevarnos la victoria y ninguno de ellos garantiza nada para el quinto partido. Eso lo sabemos", dijo el entrenador Rick Carlisle, cuyos Mavericks han ganado al menos 50 partidos en 11 temporadas consecutivas sin obtener un título y solamente con un viaje a la serie final de la NBA.

Durant cometió nueve de los 26 balones perdidos del Thunder, entre ellos uno que generó el disparo de Kidd al cierre del tiempo extra.

Por los Mavericks, el puertorriqueño José Juan Barea registró siete puntos, dos rebotes y una asistencia en 16:28 minutos de juego. Jason Kidd registró 17 puntos, siete asistencias, cinco rebotes y cuatro robos.

Inspirado tras la decepción de perder el tercer partido de la serie y desaprovechar la ventaja de local, el Thunder tomó el control de las acciones desde el inicio del partido y nunca perdió la ventaja del marcador durante los cuatro periodos del tiempo reglamentario.