España recaudó el martes 2.300 millones de euros (3.200 millones de dólares) en una subasta de bonos que tuvo demanda fuerte y tasas de endeudamiento estables, lo que indicó que han disminuido las preocupaciones del mercado sobre la situación de la deuda del país ibérico.

La subasta fue seguida muy de cerca, dada la creciente preocupación de que los problemas urgentes de la deuda soberana griega puedan afectar el estado de ánimo en países más grandes, como España.

Los inversores también han estado preocupados por la capacidad de España para aplicar recortes a su deuda tras la derrota del gobernante partido socialista en las elecciones del fin de semana.

El Tesoro español dijo que vendió 998 millones de euros en títulos a tres meses a una tasa de interés promedio ponderada de 1,38%, una subida marginal frente al 1,37% de abril.

Agregó que colocó 1.300 millones de euros en bonos a seis meses a una tasa de 1,76%, abajo del 1,86% previo.

Chiara Cremonesi, analista de bonos de la firma Unicredit escribió en una nota que este fue un resultado mejor de lo esperado.

Mientras tanto, las protestas contra las medidas de austeridad continuaron el martes por décimo día consecutivo en plazas de varias ciudades de todo el país.

Los manifestantes demandan un sistema político más representativo y se oponen a nuevos recortes presupuestales, aunque la cifra de asistentes se ha reducido considerablemente frente a las multitudes de decenas de miles de personas antes de las elecciones del domingo.