El principal líder de la oposición en Grecia rechazó rotundamente el lunes respaldar nuevas medidas de austeridad diseñadas para afrontar la crisis financiera, alegando que sólo agravarán la recesión, a pesar de la insistencia por parte de la Unión Europea de apoyo de todos los partidos políticos.

Altos funcionarios de la Unión Europea han argumentado que Grecia — que está batallando para cumplir los términos impuestos para recibir la ayuda de 110.000 millones de euros (154.000 millones de dólares) y que podría necesitar más ayuda — requiere el apoyo de todos los partidos políticos a los planes de recortes de deuda para asegurar que puedan implementarse suavemente.

No han dicho abiertamente que recibir la próxima entrega de la ayuda financiera, prevista para finales de junio, depende del apoyo de otros partidos políticos, pero sí han subrayado la importancia del apoyo de la oposición.

El primer ministro George Papandreou se reunió el martes con los líderes de los partidos de oposición para buscar consenso, un día después de que Grecia anunciara medidas adicionales para reducir su déficit presupuestario. Eso incluyó más de 6.000 millones de euros (8.400 millones de dólares) en ahorros para este año y un inmediato inicio a un programa de privatización de 50.000 millones de euros anunciado previamente.

El programa de austeridad de medio período se extenderá hasta 2015, dos años más de lo que dura el actual gobierno.

Sin embargo, Antonis Samaras, líder del partido conservador, la principal oposición al gobierno — quien pidió previamente este mes una renegociación del acuerdo de rescate financiero_, argumentó que la dirección general del gobierno estaba mal, aunque dijo que sí apoyaba ciertos aspectos, como las privatizaciones.

"Para esta receta abiertamente errónea (del acuerdo de rescate), no estaré de acuerdo", dijo Samaras poco después de reunirse con Papandreou.

Alegando que los impuestos en permanente incremento sólo sirvieron para hundir más al país en una profunda recesión y estrangulamiento del mercado, Samaras subrayó que las propuestas de su partido para reducir los impuestos como un forma de impulsar la economía.

"Al gobierno le falta el valor para reiniciar la economía y no está considerando una renegociación. Está repitiendo el mismo error, y excediendo los límites de la economía griega y de nuestra gente", dijo Samaras. "Seguimos en contra".