Un portavoz del ministerio de Seguridad de la alcaldía de Buenos Aires fue despedido el martes tras descalificar a través de su cuenta Twitter a un legislador opositor por su condición de hijo de desaparecidos y afirmar que hay un negocio detrás de los juicios por crímenes de lesa humanidad bajo la última dictadura militar.

José Luis Lamanna, quien de desempeñaba como portavoz del ministro de Seguridad, Guillermo Montenegro, escribió: "Mamita querida...buen negocio trabajar de nieto recuperado, ¿no?".

El mensaje tenía como destinatario a Juan Cabandié, un hijo de desaparecidos y legislador en la ciudad de Buenos Aires por un bloque opositor al actual alcalde Mauricio Macri.

"Cabandié, ¿cuándo militaste?, cuantos carteles pegaste", publicó Lamanna en otro mensaje.

A causa de sus dichos, el ministro Montenegro le pidió a Lamanna que dejara su cargo.

"Las manifestaciones públicas realizadas por un integrante del área de prensa de esta repartición no representan en lo más mínimo ni la opinión del ministro ni tampoco expresan políticas de Estado del gobierno de la Ciudad", dijo el ministerio de Seguridad en un comunicado.

Lamanna, quien a través de Twitter mantenía una acalorada discusión con otros usuarios, también expresó que "no tenés idea de los que ganaron algunos litigando contra el Estado diciendo que defendieron ddhh (derechos humanos)...negoción" y que "hay multimillonarios".

El incidente se produce en plena campaña por las elecciones a alcalde de la capital fijadas para el 10 de julio. Macri, líder de un partido de centro-derecha, buscará la reelección. A su vez, Cabandié --quien milita en el gobierno central de Cristina Fernández-- buscará renovar su banca en la legislatura de la ciudad.

El jefe de gabinete de ministros, Aníbal Fernández, aprovechó la polémica para cuestionar a Macri. "Increíble, pero el PRO (partido del alcalde) ha sido coherente al designar a fascistas, antisemistas y personeros del terrorismo de estado".

Organismos de derechos humanos denuncian que 30.000 desaparecieron durante la última dictadura (1976-1983). Según cifras oficiales, 13.000 personas fueron asesinadas.

Cabandié, nacido durante el cautiverio de su madre y adoptado ilegalmente por un militar, es uno de los 104 nietos que recuperaron su identidad, de acuerdo a las Abuelas de Plaza de Mayo.