La justicia desarticuló una banda que utilizó facturas falsas para evadir impuestos por 100 millones de pesos (unos 24,3 millones de dólares) en el circuito de comercialización de granos y cereales en la provincia de Córdoba, en el centro de Argentina, se informó el martes oficialmente.

Dos personas fueron detenidas a raíz de la investigación impulsada por la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), que incluyó un cruce de datos entre las bases informáticas del centro recaudador de impuestos y escuchas telefónicas ordenadas por la justicia federal.

En las operaciones irregulares "se encontrarían involucradas 5 empresas fantasma, 3 asesores, 1 facilitador y 4 prestanombres", señaló un comunicado de la AFIP. Autoridades del organismo prefirieron no facilitar la identidad de las personas involucradas ante un requerimiento de AP.

El organismo dijo que mediante la simulación de cuantiosas compras y ventas de granos, la banda generó "falsos créditos fiscales y saldos de libre disponibilidad en IVA" (Impuesto al Valor Agregado) a nombre de "empresas fantasma" que creó. Luego "comercializaba a un alto precio los ficticios montos generados".

De esta manera, en poco más de un año "sólo una de las usinas de facturas falsas creadas por la banda generó operaciones marginales por más de 58 millones de pesos" (14,1 millones de dólares), indicó.

En el mismo período, otra de las empresas a nombre de contribuyentes apócrifos facturó ventas por 430 millones de pesos (104,4 millones de dólares), mientras que una tercera efectuó operaciones irregulares por más de 320 millones de pesos (77,7 millones de dólares), señaló la AFIP.

"Las cifras de la evasión descubierta equivalen a 429.000 toneladas de cereal comercializado en forma marginal, es decir 14.310 camiones con sus respectivas cartas de porte", sostuvo el organismo.

La AFIP ha reforzado los controles de evasión en el sector agropecuario. En abril, las sedes de las principales compañías multinacionales de cereales fueron allanadas por segunda vez en poco más de un mes por supuesta evasión al fisco. El organismo sospechaba que las compañías habían creado "sociedades pantalla" a nombre de personas de escasos recursos o fallecidas para evadir impuestos.