La mayoría republicana en la Cámara de Representantes desea abatir los programas de nutrición en Estados Unidos y la asistencia alimentaria internacional del país con la intención de controlar el gasto federal en el presupuesto nacional del año próximo.

En un proyecto de ley difundido el lunes, los republicanos propusieron recortar 832 millones de dólares del programa que provee alimentos para las madres y niños pobres en Estados Unidos. La cantidad representaría una disminución del 11% respecto al presupuesto del programa en este año.

La propuesta presupuestal para el 2012 en los programas alimentarios y agrícolas también comprende una reducción considerable de casi 457 millones de dólares, el 23%, de la ayuda para comida en terceros países, principalmente del programa "Paz por alimento".

Los republicanos que redactaron la iniciativa dicen que los recortes a los programas alimenticios nacionales serían efectuados en el gasto excedente de sus presupuestos y que los beneficiarios no deberían ver un decremento en los servicios.

Los detractores a la medida han alertado contra la reducción de las reservas de esos programas. Zoe Neuberger y Robert Greenstein, dos analistas del Centro de Prioridades sobre el Presupuesto y Política, un grupo de investigación de corte liberal, dijeron el lunes que los recortes significarían dar la espalda a 475.000 personas del programa Mujeres, Infantes y Niños (WIC, por sus siglas en inglés) si los precios de los alimentos siguen aumentando.

Casi nueve millones de madres y niños de bajos recursos participan en el programa WIC, que provee de alimento y asesora sobre el cuidado de la salud y nutrición.