La policía peruana desactivo hoy un dispositivo explosivo, compuesto por una granada de guerra y un cartucho de dinamita, que fue encontrado en el aeropuerto de la ciudad de Cuzco, informaron a Efe fuentes policiales.

La alarma saltó a las 12.50 hora local (17.50 GMT), luego de que personal del aeropuerto, de gran tráfico turístico al ser la puerta de entrada a la ciudadela inca de Machu Picchu, encontrara un bolsa negra con los explosivos en uno de los servicios higiénicos del segundo piso del terminal, cerca de la zona de control de pasajeros.

Tras desalojar el aeropuerto, un equipo de la policía especializado en la desactivación de explosivos trasladó la bolsa hasta un descampado cercano, donde se comprobó que se trataba de una granada de guerra "tipo piña" y de un cartucho de dinamita sin fulminante.

Según señalaron las fuentes policiales a Efe, la dinamita se encontraba en mal estado, por lo que "nunca podría haber explotado".

Cuando se ordenó la evacuación del aeropuerto se realizaba en ese lugar una conferencia de prensa del Ministerio de Turismo, en la que se presentaban las actividades que se realizarán en conmemoración de los cien años del descubrimiento científico de Machu Picchu.

En declaraciones a la emisora Radio Programas del Perú (RPP), el jefe de la Región Policial de Cuzco, Ítalo Perochena, informó que se iniciaron las investigaciones para identificar a los responsables.

"Hay un promedio de treinta vuelos diarios, Cuzco vive un momento importante por el centenario de Machu Picchu, hay una masiva concurrencia de turistas, nacionales y extranjeros, y estos actos le hace mucho daño al turismo", añadió Perochena.

Desde las 14.50 hora local (19.50 hora GMT) las actividades del aeropuerto de Cuzco regresaron a la normalidad.