El director general de Chrysler, Sergio Marchionne, dijo el lunes que su compañía ahorrará 300 millones de dólares en intereses anualmente cuando pague el martes la suma de 7.500 millones de dólares en préstamos a los gobiernos de Estados Unidos y Canadá.

Chrysler planea anunciar el pago del préstamo en una planta de ensamblaje de automóviles del área de Detroit el martes por la tarde. Ron Bloom, funcionario del gobierno que supervisó la reestructuración de la industria automotriz, estará presente.

Marchionne dijo que Chrysler tiene interés en pagar los préstamos en parte por el alto interés que cobra el gobierno, el cual asciende al 12%, y que le cuesta a la empresa unos 1.200 millones de dólares al año.

Con el objeto de pagar los préstamos, Chrysler emitirá bonos por 3.200 millones de dólares en bonos y recibirá préstamos de 4.300 millones de dólares en préstamos bancarios. Así mismo se valdrá de inversiones de 1.300 millones de dólares en inversiones del fabricante italiano Fiat SpA. A cambio, Fiat aumentará su participación en Chrysler en un 46%.

Según el acuerdo de refinanciamiento, las tasas de interés de Chrysler bajarán a un 6%. Eso contribuirá a los ingresos de la empresa, que informó que tendrá utilidades de 116 millones de dólares, en su primer trimestre desde que entró en el proceso de protección de bancarrota en el 2009 en el primer trimestre.

La empresa aún le debe 2.000 millones de dólares al gobierno de Estados Unidos. El gobierno podrá recuperar parte de ese monto al vender su parte que asciende al 8,6% de Chrysler.

Marchionne dijo en la inauguración de una negocio de venta de automóviles Fiat en Macomb Township al noreste de Detroit, que no había abordado el tema con el gobierno sobre el tiempo que tomaría en vender la parte que tiene en Chrysler.

Fiat, que ha administrado el control de Chrysler desde que salió del proceso de protección de quiebra en el 2009, tiene la opción de comprar las acciones del gobierno.

El gobierno también podría venderlas como acciones en una oferta pública.

Marchionne dijo que prevé que el gobierno dejará de participar en Chrysler lo más pronto posible.