Decenas de sindicalistas bloquearon parcialmente el lunes el acceso por carretera al aeropuerto internacional de Ezeiza, en las afueras de Buenos Aires, y se manifestaron ante dependencias de la estación aérea en el marco de los reclamos laborales de trabajadores de migraciones.

Un centenar de manifestantes dejaron habilitado un sólo carril de la autovía que conduce al aeropuerto a 300 metros de la llegada al aeródromo, lo que causó problemas de tráfico y retrasos a los pasajeros. Después se trasladaron a las inmediaciones de una de las terminales de la estación aérea para continuar con la protesta, señalaron medios de prensa.

Lo sindicalistas de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) denunciaron la reducción de categoría de unos 80 inspectores de migraciones que trabajan en el aeropuerto a a quienes, según dijeron, se les redujo el salario y "se les ordenó" que comenzaran a realizar tareas administrativas "en represalia" por haber exigido días antes mejoras laborales.

El miércoles, inspectores del sector de migración realizaron un paro en demanda de un aumento de salario y su inclusión en planta permanente. Cientos de pasajeros sufrieron demoras a la hora de abordar sus vuelos y el gobierno tuvo que enviar personal de reemplazo para normalizar la situación.

Las autoridades calificaron de irracional el corte de ruta. El ministro del Interior, Florencio Randazzo, indicó a periodistas que "estamos frente a una medida injustificada porque no hubo un sólo despido de empleados de migraciones".

Señaló que después de la protesta de la semana pasada, el gobierno decidió "trasladar a 64 inspectores que fueron reasignados a otras funciones... aunque en ningún caso existieron despidos".

Sostuvo además que la medida de fuerza de este lunes es una "medida política" del sector gremialista alineado con el izquierdista Fernando "Pino" Solanas, candidato a alcalde de Buenos Aires en las elecciones municipales del 10 de julio.

Por otro lado, dentro de la terminal aérea decenas de viajeros esperaron en largas filas el momento de hacer sus trámites de salida del país debido a que por las medidas de fuerza de los últimos días se redujo el número de funcionarios disponibles para habilitar el paso, informaron medios de prensa.

Los reclamos sindicales se han reproducido en las últimas semanas y han afectado otros sectores, como el petrolero y el de la educación.