Amnistía Internacional exhortó al gobierno de Jamaica que investigue seriamente abusos de derechos humanos supuestamente cometidos durante la sangrienta operación del año pasado para atrapar a un conocido jefe de la mafia.

El grupo de derechos humanos con sede en Londres reafirmó que nadie ha sido castigado a pesar de muchas acusaciones de muertes ilícitas y arrestos arbitrarios por parte de las fuerzas de seguridad.

Ni la policía o el gobierno han hecho comentarios inmediatos sobre el reporte divulgado por amnistía Internacional en el primer aniversario del inicio de redadas en busca de Christopher "Dudus" Coke y reestablecer el orden en el barrio que sirve como su bastión protegido. La operación, uno de los más sangrientos episodios de la historia reciente de Jamaica, mató al menos a 73 civiles.

Más de 40 de los muertos en el antiguo barrio de Coke de Tivoli Gardens en West Kingston durante el estado de excepción supuestamente fueron víctimas de ejecuciones "extrajudiciales" cometidas por las fuerzas de seguridad, dijo Amnistía Internacional. Dos personas que según los habitantes del barrio fueron vistos por última vez en custodia de las fuerzas de seguridad siguen desaparecidos.

Amnistía Internacional dijo que a pesar de algunos "pasos positivos" tomados por las autoridades jamaicanas, las investigaciones nunca ofrecieron respuestas concluyentes sobre lo que pasó durante la operación. La organización señaló que las supuestas escenas del crimen quedaron desprotegidas durante días y los cuerpos en descomposición fueron enterrados rápidamente por las autoridades en un cementerio cerca de Tivoli Gardens.

Chiara Liguori, investigadora de Amnistía Internacional en Jamaica, pidió que se estableciera una comisión de investigación independiente "para asegurar que todas las violaciones en derechos humanos cometidas en Tivoli el año pasado no queden impunes como muchas otras en Jamaica".