El presidente paraguayo, Fernando Lugo, subrayó hoy su compromiso con el sector pecuario de su país ante la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) y, en particular, en la lucha para la erradicación de la fiebre aftosa.

"Quiero ratificar la posición del Gobierno de Paraguay de apoyo" al sector ganadero, que representa un 12 % del Producto Interior Bruto (PIB), destacó Lugo en la inauguración de la sesión general anual de la OIE en París.

Ante los delegados de los 178 países miembros en esta 79 edición, Lugo aseguró que el pecuario es un ámbito "serio" en Paraguay y que su política en ese campo se basa "en el trabajo armónico con el sector privado", en respuesta a los que al inicio de su mandato pudieron tener inquietudes al respecto.

Recordó la conferencia sobre la fiebre aftosa -una enfermedad que afecta al vacuno- que la OIE celebró en 2009 en Paraguay y en la que se fijó la meta de erradicarla en todo el mundo y dijo que ese momento marcó la "inserción definitiva" de su país en este objetivo internacional.

"Compartimos los objetivos" y "las iniciativas" de la organización, señaló tras poner el acento en que para lograr dicho fin "un elemento clave" es la gobernanza y rendir "un homenaje especial a todos los veterinarios" que trabajan en el control de las enfermedades animales y en la seguridad alimentaria.

El presidente de Paraguay -séptimo exportador mundial de carne con 1.000 millones de dólares- recordó que en su país hay 13 millones de cabezas de ganado bovino propiedad de 130.000 ganaderos.

El objetivo es llegar a 20 millones en el horizonte de 2020, indicó a la prensa el presidente del Servicio Nacional de Calidad y Salud Animal de Paraguay, Daniel Rojas, quien explicó los esfuerzos de las autoridades públicas y los ganaderos para combatir la aftosa.

El Gobierno, que pone la infraestructura para la inoculación, dedica unos 30 millones de euros anuales, que se suman a los 20 millones que pagan los ganaderos para las vacunas, y en cada campaña están implicadas 5.000 personas.

Paraguay logró el pasado mes de marzo que todo su territorio fuera declarado libre de aftosa con vacunación.

Rojas precisó que no es una prioridad ser un país libre sin vacunación, sino "la máxima inmunización".

Añadió que para el conjunto del continente americano la meta es la erradicación con vacunación para 2020 de esta enfermedad, de la que Paraguay no se ha visto afectado desde hace más de diez años.

Lugo, que inició su gira europea esta semana en Alemania, aprovechó su estancia en Francia para realizar esta mañana una ofrenda de flores en la plaza de Paraguay de París, con motivo del bicentenario de la independencia de su país.

El martes en Bruselas mantendrá reuniones con representantes de la Comisión Europea no sólo como dirigente de Paraguay, sino también como presidente de turno de Mercosur, que negocia un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE) atascado desde hace años por las reticencias en el viejo continente ante el temor a una avalancha de productos agropecuarios.

Rojas trató de disipar esos temores y consideró que "a la larga" ellos son proveedores de alimentos para la UE dadas las capacidades y los menores costos, pero también "compradores de tecnología".