A instancias del presidente Juan Manuel Santos, el gobernante hondureño Porfirio Lobo se reunirá el domingo en este puerto sobre el Caribe colombiano con el derrocado mandatario Manuel Zelaya, con un objetivo clave: que el país centroamericano regrese a la Organización de Estados Americanos (OEA).

A través de su cuenta de Twitter, Santos anunció la víspera el esperado encuentro al que también asistirá el canciller venezolano Nicolás Maduro. "Mañana (domingo) con (presidente) Lobo, canciller Maduro y (ex presidente) Zelaya firmaremos acuerdo que implica vuelta de Zelaya a Honduras y retorno a la OEA", aseguró Santos.

El encuentro de las cuatro personalidades está programado para el mediodía en la Casa de Huéspedes Ilustres de Cartagena.

La OEA suspendió a Honduras por el golpe de Estado contra Zelaya de junio de 2009.

Lobo asumió la presidencia de su país en enero de 2010, tras ganar las elecciones que se registraron luego del golpe de estado contra Zelaya (2006-2009).

Ya el 9 de abril pasado Lobo había estado en esta ciudad, cuando de manera inesperada se reunió con Santos y con el presidente venezolano Hugo Chávez. En esa oportunidad acordaron facilitar la llegada de Zelaya a Tegucigalpa como paso previo para que Honduras sea admitida de nuevo en la OEA.

Se ha anunciado que Zelaya regresará a su país el 28 de mayo, tras 16 meses de permanecer exiliado en República Dominicana. Su retorno se daría antes de celebrarse la asamblea general de la OEA en El Salvador, prevista para el 5 y 7 de junio, según comentó el propio gobernante hondureño.

En rueda de prensa el sábado, Lobo aseguró que "ningún hondureño tiene porqué estar fuera de su nación, ésta es su patria... y lo que he hecho es no negarle el derecho a un hondureño que fue presidente".

Señaló que "aquí se le dará la seguridad y el trato de ex presidente a Zelaya porque él merece nuestro respeto y consideración. Doy gracias a todos los protagonistas que ayudaron a que el ex mandatario vuelva a Honduras".

El Acuerdo de Cartagena de Indias contempla cuatro puntos: cese a la persecución de Zelaya y sus partidarios y retorno seguro al país, garantías para llamar a un proceso constituyente, respeto a los derechos humanos e investigar posibles violaciones y garantías para que los zelayistas participen en la vida política y en los comicios de 2014 como partido político.

La Corte Suprema de Justicia de Honduras suspendió a principios de mayo dos procesos por corrupción contra Zelaya que la fiscalía inició hace dos años.