Aproximadamente 1.000 personas se reunieron el domingo en la ciudad más grande de Sudamérica para protestar contra posibles cambios en la ley de protección ambiental en Brasil que, dijeron, incrementarían la deforestación en la selva amazónica, dijeron autoridades.

El Congreso de Brasil podría votar esta semana si relaja las leyes ambientales para favorecer a granjeros que están buscando más espacio para criar ganado.

Los granjeros están apoyando una iniciativa de ley que les permitiría despejar la mitad de sus tierras en áreas ambientalmente sensibles. La ley en vigencia les permite despejar sólo 20% de su tierra en la zona amazónica.

Los manifestantes quieren revisiones a la legislación para proteger a la selva.

La ex ministra brasileña del Medio Ambiente Marina Silva asistió a la protesta en Sao Paulo.