Unas 30.000 personas, según la policía, se volvieron a manifestar hoy por el centro de Santiago contra el proyecto de HidroAysén, que prevé la construcción de cinco represas en la Patagonia chilena, en una marcha que finalizó con disturbios protagonizados por un grupo minoritario.

Los manifestantes se congregaron a las 19.00 hora local (23.00 GMT) de este viernes en la Plaza Italia, epicentro de la capital, y transitaron después por la Alameda, la principal arteria de la ciudad, hasta llegar al palacio presidencial de La Moneda.

Según pudo constatar Efe, los últimos asistentes salieron de la Plaza Italia veinticinco minutos después de que lo hiciera la cabecera de la manifestación, a la que asistieron unas 30.000 personas, de acuerdo con fuentes policiales consultadas por esta agencia.

En cambio, varios medios de comunicación coinciden en cifrar en 40.000 el número de asistentes a la protesta, que se convertiría así en la más masiva contra HidroAysén y superaría las 30.000 personas que se reunieron el pasado viernes también en Santiago.

"Estamos en esta marcha multitudinaria que se está efectuando en muchas ciudades del país y del mundo también, entre hoy y mañana, para que el Gobierno recapacite, que esto no es lo que quiere el pueblo de Chile", dijo a Efe Alejandro Sanmartín, presidente del Partido Ecologista Verde.

La marcha transcurrió al inicio en un ambiente festivo, con consignas contrarias al Gobierno del presidente, Sebastián Piñera, y del proyecto HidroAysén, que impulsan Endesa Chile, filial de Endesa España y la chilena Colbún.

Estas protestas se han sucedido casi a diario en todo el país desde que el 9 de mayo una comisión de funcionarios gubernamentales aprobó el estudio de impacto ambiental de HidroAysén, al que, según una encuesta del diario La Tercera, se oponen el 74 % de los chilenos.

Al llegar frente al Palacio de la Moneda, los manifestantes, en su mayoría jóvenes, encendieron velas -lo que en Chile se conoce como "velatón"-, y después retornaron de forma pacífica a la Plaza Italia, donde finalizó la movilización.

Alrededor de las 21.30 hora local (01.30 GMT del sábado) se produjeron disturbios en los alrededores de la sede del Gobierno, protagonizados por un pequeño grupo de manifestantes que se había quedado rezagado.

Hasta el momento se desconoce si ha habido detenidos. Carabineros está autorizado a emplear de nuevo gases lacrimógenos después de que el Gobierno levantara hoy mismo la suspensión decretada hace tres días tras determinar que esas sustancias no son abortivas.

Las protestas también se han replicado en otras ciudades del país, como en Concepción, Valparaíso, Viña del Mar, Chillán, Valdivia, Osorno e Iquique, donde fue detenido el diputado comunista Hugo Gutiérrez, según informó ese partido.

También para hoy había convocadas manifestaciones en ciudades de Francia, España, Alemania, Bélgica Argentina, Bolivia, Brasil y Estados Unidos, entre otros países.

El megaproyecto HidroAysén, ideado en 2006, supondrá una inversión de 3.200 millones de dólares, la inundación de 4.010 hectáreas en la Patagonia chilena, en un área de gran valor ecológico, y la generación de una media anual de 18.430 gigavatios por hora.