Una propuesta que busca garantizar que los empleados tienen autorización legal para trabajar en Estados Unidos fue enviada el viernes al gobernador de Tenesí para su evaluación.

La medida respaldada por el senador republicano Jim Tracy de Shelbyville fue aprobada por el senado con 28 votos a favor y dos en contra poco después de que la versión de la Cámara de Representantes recibiera una aprobación unánime de 96-0.

La propuesta es una versión más ligera que la original, que obligaba a todos los patrones a utilizar el programa federal E-Verify para investigar si sus empleados se encuentran legalmente en el país o no.

La nueva medida exime a los patrones con cinco o menos empleados y les permite quedarse con una copia de la licencia de conducir del recién contratado en lugar de usar E-Verify.

Quienes apoyan la medida dicen que la propuesta de ley resulta necesaria para tomar medidas enérgicas en contra de la inmigración ilegal, mientras que quienes se oponen argumentan que costaría tiempo y dinero a las empresas.

Se espera que el gobernador Bill Haslam analice la propuesta una vez que la tenga en su poder.