El presidente Sebastián Piñera reiteró su rechazo el sábado a la pretensión boliviana de llevar a tribunales internacionales la demanda de una salida al mar.

Piñera también desvirtuó la reclamación peruana llevada a la Corte Internacional de Justicia por los límites marítimos con Chile.

Sus alusiones a los dos países vecinos las hizo al rendir cuenta al Congreso de su gestión en el último año, al tiempo que destacó los avances en integración física con Argentina, el tercer país que limita con Chile.

Con respecto a Bolivia, Piñera enfatizó que "Chile no tiene problemas limítrofes pendientes" y que el tratado de 1904, que puso fin al conflicto bélico que entre 1879 y 1984 enfrentó a este país con la alianza peru-boliviana, fijó con claridad los límites. En ese litigio Bolivia perdió su acceso al mar.

Señaló que desde 2006 existe con ese país un mecanismo de diálogo de 13 puntos de interés recíproco para alcanzar soluciones.

"En consecuencia, las declaraciones del presidente (Evo) Morales, incluyendo su intención de acudir a tribunales u organismos internacionales para su aspiración territorial y marítima constituye no solamente un serio obstáculo para las relaciones entre ambos países, sino que además no se condice ni con la letra ni con el espíritu del tratado de 1904, que está plenamente vigente".

Agregó que "Chile cumple y va a hacer cumplir" ese tratado.

Dijo que con ese país se mantendrá el camino de la integración y la colaboración, pero desvirtuó las razones esgrimidas por Perú para desconocer los límites marítimos, establecidos según este país por tratados de 1952 y 1954, lo que los peruanos consideran solamente como acuerdos pesqueros.