Un alud sepultó el sábado a 20 niños y cuatro adultos en un orfanato en Malasia, donde decenas de socorristas cavaban con sus manos en la tierra reblandecida por las lluvias para rescatar a las víctimas, dijo la policía.

Fueron recuperados los cadáveres de cinco niños, de entre ocho y 17 años. Seis niños y un guardia de 30 años fueron rescatados con vida de entre el lodo y debido a sus lesiones críticas se les trasladó a un hospital, dijo el jefe de policía Abdul Rashid Wahab.

Los aguaceros posiblemente causaron el derrumbe de tierra y lodo que cayó sobre el orfanato, el cual albergaba a niños malayos musulmanes en una aldea rural, ubicada en el estado de Selangor, centro del país, agregó.

La persistente lluvia antes del anochecer obstruía las labores de rescate que efectuaban unos 200 bomberos, policías y voluntarios.

"Acababan de desayunar en una tienda al lado de la casa cuando al parecer dos derrubios ocurrieron al mismo tiempo. La tienda se vino abajo y 24 personas quedaron sepultadas porque no tuvieron tiempo de escapar", dijo Rashid Wahab a The Associated Press.

"Los socorristas se valieron de las manos y equipo para cavar debido a que la tierra que cubría el lugar estaba reblandecida por la lluvia", dijo. Agregó que continúa la búsqueda de otros nueve niños y tres empleados del orfanato.

Un arroyo corre cerca del orfanato, una casa de tres pisos ubicada en el pie de una colina en una aldea de poca actividad en Selangor. La casa no fue dañada, pero quedó parcialmente cubierta por el fango. Varios árboles altos se vinieron abajo con el derrubio.

Las autoridades dispusieron la evacuación de varias viviendas próximas al orfanato por temor a más derrumbamientos de tierra, afirmó Abdul Rashid.

Mohamad Hambali Ismail, guardia del orfanato, dijo a la prensa local que los niños se disponían a recibir visitantes cuando se sacudió la tierra.

"Escuché un estruendo. De pronto la tierra se me venía encima. Corrí para salvarme", dijo Hambali, de 34 años, al diario Berita Harian, que se publica en lengua malaya.