El técnico de Palmeiras, Luiz Felipe Scolari, fue suspendido por seis partidos por decir que un árbitro se ensañó contra su equipo en las semifinales del campeonato estatal de Sao Paulo.

Un tribunal deportivo también le impuso a Scolari una multa de unos 25.000 dólares por sus comentarios después de la derrota por penales el 1 de mayo ante Corinthians, en la que Palmeiras sufrió la expulsión de un jugador.

Palmeiras no quería que el árbitro Paulo César de Oliveira pitara el encuentro, después que un diario reportó que sería el elegido, pero los encargados de las designaciones arbitrales lo mantuvieron en el proceso de selección y finalmente fue escogido.

Oliveira le sacó una roja directa al zaguero de Palmeiras, Danilo, en un polémico incidente al comienzo del primer tiempo, y Scolari se quejó airadamente en la conferencia de prensa posterior al partido.

El partido estaba empatado sin goles cuando Danilo fue expulsado. El encuentro terminó 1-1 tras el tiempo reglamentario, y Corinthians ganó 5-4 en penales.

El arquero de Palmeiras, Deola, también se quejó por Twitter tras el encuentro y fue suspendido dos partidos por sus comentarios.