La Casa de la Cultura de El Salvador en Los Angeles está en riesgo de desaparecer. Su director ejecutivo y único empleado del centro, está en proceso de ser trasladado al Medio Oriente por la Cancillería.

Dagoberto Reyes rehusa ser transferido a Qatar y afirmó que esa reasignación "hasta el fin del mundo" es una represalia del gobierno salvadoreño por las críticas que le han hecho a través de una radio por internet que transmite el centro.

"Tienen miedo a la crítica. Pensé que porque son un gobierno de izquierdistas, como yo, iban a ser tolerantes a la crítica pero no", dijo Reyes en entrevista a la Associated Press.

El cónsul Walter Durán negó el señalamiento. Dijo que el gobierno está reorganizando el servicio para librarlo de "puestos fantasmas" como el de Reyes, quien desde hace 14 años recibe dinero a través del consulado sin rendir cuentas a la Cancillería ni presuntamente tener una vinculación laboral formal.

Ninguna de las partes probó la existencia de un contrato, pero Reyes, el cónsul y la Cancillería aceptan la existencia de un acuerdo que avala el pago de un salario o subvención por parte del gobierno al director de la Casa de la Cultura.

El gobierno del izquierdista presidente Mauricio Funes, que asumió en junio de 2009, reorganizó el servicio exterior tras 20 años de gobierno de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).

"El señor Reyes tiene un puesto fantasma ... Su situación es tan irregular, que prácticamente es ilegal", dijo Durán.

Para Reyes, de 65 años, el traslado es una violación a la libertad de expresión y atentado contra la cultura de parte del cónsul, quien supuestamente estaría descontento con las críticas al gobierno que se han ventilado en la radio por internet del centro cultural.

"Me hubieran enviado a Texas o San Francisco, bueno. Pero ¿a Qatar? ¿Qué voy a hacer en allá? Donde hace un calor de 120 grados. ¿Vender limonadas?", dijo. "Todo esto es parte de una estructura poética maligna ... tan inconcebible, que llega a ser chistosa".

La Casa de la Cultura, entidad independiente y separada del consulado, ofrece varios programas como ayuda a estudiantes con sus tareas después de la escuela, ajedrez para adultos y jóvenes, arte y la radio por internet www.radiopipilies.org

Si Reyes es enviado el 1 de junio para ejercer funciones administrativas en la embajada de Doha, en Qatar, la Casa de la Cultura probablemente deje de existir. El director es prácticamente el centro cultural.

Supervisa y desarrolla todos los proyectos y los ocho programas radiales, incluyendo el programa de radio "Mesa de Diálogo", presunta manzana de la discordia y en el cual se han expresado críticas al gobierno de Funes.

El programa radial de una hora a la semana presenta invitados que hablan sobre temas de importancia para inmigrantes salvadoreños, como inmigración y desempeño de funcionarios electos y nombrados, de acuerdo con el moderador Carlos Aguilar.

"Las críticas que se han hecho en el programa no han sido dirigidas al cónsul sino ha sido hechas en relación al gobierno con la diáspora salvadoreña, diciendo que el (partido gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional) FMLN parece actuar de la misma manera que gobiernos anteriores cuando se trata de salvadoreños en el extranjero", dijo Aguilar. "Nos ven sólo como remeseros, no como participantes activos del país, como parte de la solución".

En el programa del primer jueves de mayo, el fundador de la organización Mesa Redonda Centroamericana Francisco Rivera hizo un balance de los dos años de gobierno de Funes.

"Funes en su momento creo toda una expectativa de que venía una revolución social y que por fin la revolución armada no terminada del FMLN iba a definitivamente crear los cambios económicos, políticos y sociales que tanto el pueblo salvadoreño ha necesitado", dijo Rivera.

Señaló que no hubo cambios en el país, pero sí una "metamorfosis" del FMLN "para convertirse en un grupo prácticamente casi de centroderecha y de valores conservadores, que al asumir el poder adopta otra actitud".

Para el ministerio de Relaciones Exteriores en El Salvador, el traslado a Qatar no tiene motivaciones políticas sino es sólo una reasignación de rutina de personal diplomático.

"Actualmente hay muy poca presencia de funcionarios (salvadoreños) en el Medio Oriente y se quiere reforzar la presencia del servicio exterior, porque se considera el Medio Oriente una zona estratégica", dijo un funcionario del ministerio que pidió no ser identificado por no estar autorizado para hablar con los medios.

Pero no ha quedado claro por qué la Cancillería transfiere a Reyes a la embajada en Qatar.

Reyes dijo que su salario era el subsidio contemplado en un acuerdo entre el Consejo Nacional para la Cultura y el Arte, que dejó de existir en 2000 para ser reemplazado por la Secretaría de Cultura, y Relaciones Exteriores.

La Cancillería dice que puede ordenar su traslado porque aparece como asistente administrativo del consulado con un pago mensual de 1.851 dólares.

Durán afirmó que en una auditoría realizada en 2010 "no encontramos evidencia que demuestre el trabajo específico que realiza el señor Reyes para el consulado, ya que está destacado en la Casa de la Cultura".

Para Durán "se está pagando con recursos del estado a un empleado que no contribuye directamente a las actividades operativas del consulado".

Reyes está en desacuerdo con la adscripción y dice que se reporta a la Secretaría de Cultura de la Presidencia.

Pero Georgina Hernández, directora nacional de Espacios de Desarrollo Cultural, que coordina la red de Casa de la Cultura en El Salvador para la Secretaría de Cultura de la Presidencia, dijo a la AP que sólo ha recibido "correos electrónicos invitando a escuchar el programa básicamente".

---

El corresponsal de la AP Diego Méndez contribuyó a este despacho desde San Salvador.