La oposición brasileña anunció hoy que ha iniciado los trámites para instalar una comisión parlamentaria que investigue los bienes y actividades privadas del ministro de la Presidencia, Antonio Palocci, cuyo patrimonio se multiplicó por 20 en cuatro años.

El diputado Antonio Duarte Nogueira, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), dijo que esa formación comenzó a distribuir entre los parlamentarios un documento con la propuesta, que en caso de tener el apoyo necesario será presentada la semana próxima a la dirección del Parlamento.

Para que la comisión especial se instale, la solicitud debe ser respaldada por la tercera parte de los parlamentarios, lo que supone 27 senadores y 171 diputados.

Palocci, uno de los hombres de confianza de la presidenta Dilma Rousseff, está en la mira de la oposición desde que el pasado fin de semana el diario Folha de Sao Paulo reveló que su patrimonio aumentó veinte veces entre 2006 y 2010.

En ese período Palocci fue diputado pero además tenía una firma de consultoría en asuntos económicos y financieros que trabajaba con empresas privadas y, según afirmó hoy el mismo diario, facturó 20 millones de reales (12,5 millones de dólares) sólo en 2010, cuando el ahora ministro trabajaba en la campaña electoral de Rousseff.

Palocci negó en una nota divulgada el pasado lunes que haya irregularidades en sus cuentas personales o en las de su empresa y explicó que, según las leyes, su trabajo como diputado no era incompatible con su actividad privada.

Dijo que esos servicios los ofreció a través de la empresa Projeto, que abrió en 2006 y que ahora sólo administra sus bienes, entre los que se incluye un apartamento que compró a fines del año pasado por 6 millones de reales (3,7 millones de dólares),

Palocci fue el principal coordinador de la campaña que llevó al poder a Rousseff, quien lo designó ministro de la Presidencia, un estratégico cargo que ella misma ocupó en el Gobierno de su mentor político y antecesor, Luiz Inácio Lula da Silva.

Además, Palocci había sido ministro de Hacienda de Lula entre enero de 2003 y marzo de 2006, cuando dimitió debido a un escándalo de corrupción con tintes sexuales por el cual llegó a ser procesado y acabó siendo declarado inocente por el Supremo Tribunal.

En la nota que distribuyó para explicar las actividades de su empresa, Palocci admitió que su experiencia como ministro suponía un valor agregado en su trabajo de consultoría.

"En el mercado de capitales y otros sectores, haber pasado por el Ministerio de Hacienda o el Banco Central significa una experiencia única y le da un enorme valor a los profesionales", indicó en su nota.

La oposición pretende saber, entre otras cosas, cuáles son las empresas que fueron clientes de Palocci, pues sospecha que muchas de ellas trabajaban o trabajan directamente con el Gobierno.

Sin embargo, portavoces de la firma Projeto afirmaron que eso es "imposible", pues en todos los contratos son incluidas "cláusulas de confidencialidad" que impiden revelar diversas informaciones, como los nombres de los clientes.