El ex director-gerente del Fondo Monetario Internacional, Dominique Strauss-Kahn, fue liberado el viernes de una prisión y permanecerá bajo arresto domiciliario cerca del lugar donde estaba el Centro de Comercio Mundial, no en un apartamento de lujo donde quería quedarse, luego que los vecinos presentaron objeciones para no ser molestados por la prensa.

Los fiscales dijeron que Strauss-Kahn permanecerá temporalmente en un edificio ubicado en una calle pequeña en el bajo Manhattan, dentro de lo que la policía llama el "anillo de acero", una red de cámaras de vigilancia, tanto privadas como de las autoridades, en un lugar cercano a donde estaban las Torres Gemelas.

Mientras permanece ahí, su familia y abogados buscarán un mejor lugar donde pueda quedarse en forma permanente, a la espera de un juicio por un presunto intento de violar a una mucama de hotel.

El plan original consistía en que Strauss-Kahn se mudara a un hotel residencial de lujo, bajo intensa vigilancia, en el oriente del alto Manhattan. Pese a que nunca se reveló oficialmente la dirección del hotel, la policía y los reporteros se presentaron en gran número frente al edificio del Bristol Plaza.

"La noche anterior hubo un esfuerzo de la prensa por invadir el edificio", dijo el abogado de Strauss-Kahn, William Taylor. "Por eso, los vecinos en el edificio se negaron a aceptar que él viva ahí".

Aunque la familia de Strauss Kahn alquila una habitación en el hotel, Strauss Kahn decidió buscar otro sitio, "por respeto a los residentes".

Al final de la jornada, en medio de dudas sobre dónde pasaría Strauss-Kahn su arresto domiciliario, se liberó al economista y político francés de la prisión de Rikers Island, tras el depósito de una fianza de un millón de dólares. El ex líder del FMI, de 62 años de edad, había estado tras las rejas desde el sábado anterior.

Durante el tiempo que pase en el bajo Manhattan, al menos un guardia armado lo observará todo el tiempo. Strauss-Kahn deberá usar además un dispositivo de rastreo electrónico en el tobillo. Habrá alarmas y cámaras de video en las puertas exteriores de su apartamento, por órdenes del juez que concedió la libertad bajo fianza.

"Se decidió esto como algo temporal, de unos días. En tanto, se harán esfuerzos para arreglar otra residencia más conveniente", dijo el magistrado de la Corte Suprema de Justicia estatal, Michael Obus.

Los fiscales habían pedido que no se concediera la libertad bajo fianza a Strauss-Kahn, tras advertir que podría utilizar su fortuna y sus contactos internacionales para huir a Francia y frustrar los intentos de extradición. Trajeron a la memoria el caso del cineasta Roman Polanski.

La defensa dijo que las restricciones de la libertad bajo fianza garantizarían que se quede en la ciudad de Nueva York.

Strauss-Kahn no puede abandonar en momento alguno su vivienda temporal. Una vez que se haya establecido en otro sitio sólo podrá salir para presentarse en la corte, reunirse con sus abogados, consultar a un médico y asistir a ceremonias religiosas una vez por semana, y tendrá que avisar de su salida a los fiscales, al menos con seis horas de anticipación. No se ha fijado la fecha del juicio.

Strauss-Kahn, considerado también un firme aspirante a la presidencia francesa depositó una fianza de un millón de dólares en efectivo y una garantía de cinco millones el viernes.

Se le acusa de atacar el sábado anterior a una mucama de 32 años en su suite de hotel de 3.000 dólares la noche. La inmigrante de Guinea dijo a la policía que Strauss-Kahn la persiguió por un pasillo de la suite, la obligó a practicarle sexo oral e intentó quitarle las medias.

El miércoles, Strauss-Kahn renunció a su cargo en el FMI. En su carta de renuncia, negó las acusaciones en su contra, pero dijo que iba a dimitir con el fin de "proteger a esta institución a la que he servido con honor y devoción" y "dedicar todas mis fuerzas, todo mi tiempo y toda mi energía a probar mi inocencia ".

___

La periodista de la AP, Karen Zraick, contribuyó con este despacho.