Estados Unidos espera afrontar este verano una temporada de huracanes en el océano Atlántico "superior a la media, con entre 3 y 6 grandes tormentas", informó hoy la Administración Atmosférica y Oceánica Nacional (NOAA) en su reporte anual.

"EE.UU. fue afortunado el pasado año. Los vientos dirigieron la mayoría de las tormentas tropicales y todos los huracanes lejos de nuestras costas", dijo en una rueda de prensa Jane Lubchenco, directora de la NOAA.

La temporada de huracanes en la costa este de EE.UU. comienza el 1 de junio y finaliza el 30 de noviembre.

De acuerdo a los datos revelados por la agencia federal, la temporada de huracanes de 2011 en la cuenca atlántica prevé recibir entre 12 y 18 tormentas bautizadas (con vientos de más de 62 km/h), de las que entre 6 y 10 se podrían convertir en huracanes (más de 120 kilómetros por hora).

De estos, se esperan entre 3 y 6 grandes huracanes de categorías 3, 4 y 5, con vientos de más de 178 kilómetros por hora.

La media de la temporada es de 11 tormentas bautizadas, seis huracanes y dos grandes huracanes, informó la agencia federal de EE.UU..

La NOAA indicó que estas previsiones responden a que la temperatura de los océanos es ligeramente más cálida de lo habitual y al fenómeno meteorológico de la Niña que este año se espera que se disipe más tarde de lo habitual en el Pacífico ecuatorial.