Kim Jong-un, hijo menor y heredero de facto del líder norcoreano Kim Jong-il, podría haber iniciado una visita a China, la primera desde que fue refrendado para la sucesión en el opaco régimen comunista, según la agencia surcoreana Yonhap.

La noticia fue confirmada a Yonhap por una fuente anónima en la ciudad china fronteriza de Tumen, en la provincia nororiental de Jilin.

El Gobierno de Seúl también considera que Kim Jong-un se encuentra de visita en China y cree que los más probable es que viaje sin su padre, quien ya visitó en dos ocasiones en 2010 a su más importante aliado.

Según Yonhap, Kim Jong-un llegó hoy por la mañana a Tumen a bordo de un tren especial y su ruta transcurrirá previsiblemente por ciudades chinas cercanas a la frontera, sin que aparentemente tenga intención de viajar a Pekín.

La seguridad se ha reforzado considerablemente en Tumen y en sus áreas fronterizas con Corea del Norte, mientras el convoy se dirigiría hoy a la ciudad china de Mudanjiang.

Los expertos consideran que esta primera visita a China del hijo menor de Kim Jong-il tiene como objetivo consolidar su figura de líder y recibir el espaldarazo de Pekín a su promoción como miembro de la élite del Partido de los Trabajadores el pasado año.

El tren podría recalar en la ciudad de Harbin, provincia de Heilongjiang, y en Changchun, provincia de Jilin, donde se encuentra una escuela a la que asistió Kim Il-sung, fundador de Corea del Norte y abuelo del futuro heredero.

Yonhap indicó que Kim Jong-un podría reunirse en Changchun con el viceprimer ministro chino, Xi Jinping, también visto por los analistas como el futuro heredero del presidente chino, Hu Jintao.

Según fuentes del Gobierno surcoreano, el objetivo principal de esta visita es mostrar al mundo que Kim Jong-un es el sucesor de Kim Jong-il y está llamado a ser el tercero en la línea sucesoria de esta dinastía comunista.

Kim Jong-un, que tiene menos de 30 años, fue designado en septiembre pasado vicepresidente de la poderosa Comisión Militar Central de los Trabajadores de Corea del Norte y general de cuatro estrellas, lo que apunta a que será el sucesor de su padre al frente del régimen norcoreano.

De confirmarse, éste sería el primer viaje de Kim Jong-un a China desde que fue colocado en el primer puesto de la línea sucesoria, mientras su padre ha viajado en seis ocasiones al mayor aliado del régimen norcoreano, la última en agosto pasado.

Kim Jong-il, que encabeza desde 1994 la dictadura norcoreana, siempre realiza sus viajes oficiales en tren debido al parecer a su miedo a volar, algo que supone un gran quebradero de cabeza para los cuerpos de seguridad chinos.

En su último desplazamiento a China, entre los días 26 y 30 de agosto de 2010, Kim aprovechó para reunirse con el presidente chino, Hu Jintao, y visitar fábricas y localidades de las regiones fronterizas con Corea del Norte.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, visitará este fin de semana Japón para participar en la cumbre trilateral entre Pekín, Tokio y Seúl, que intentan con este tipo de encuentros consolidar las relaciones entre los tres países.