Miembros del subcomité de derechos humanos del Parlamento Europeo sugirieron el viernes durante una visita a México, que los efectivos de las fuerzas de seguridad acusados de violaciones a los derechos humanos deberían ser procesados por la justicia civil y no en el fuero marcial.

"Vemos la necesidad de reformas que se encarguen de abordar la incapacidad de asegurar las sentencias condenatorias en los casos de presunta violación de derechos humanos por parte de las fuerzas de seguridad", dijo Richard Howitt, presidente de la delegación.

Howitt agregó que los soldados deben ser investigados y juzgados por la justicia civil penal, como lo acordó una sentencia emitida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El ejército mexicano no respondió los pedidos de The Associated Press de un pronunciamiento al respecto.

La delegación de diputados europeos estuvo en México esta semana y se reunió con legisladores y organizaciones de derechos humanos para hablar de reformas al sistema de justicia.

El jefe de la delegación resaltó que solo un soldado mexicano ha sido condenado desde el inicio de la administración de Felipe Calderón, y lo comparó con los 36 elementos de las tropas armadas que han sido condenados en el mismo período en su país, el Reino Unido.

En contaste, Howitt mencionó que conocieron varios casos de abusos atribuidos a las fuerzas armadas, los cuales no especificó, pero criticó que "si la única manera de combatir el crimen organizado es cometer actos criminales, eso solo refuerza el ciclo de ilegalidad".

Agregó que México no está cerca de ser sancionado por el Parlamento Europeo por faltas a los derechos humanos conforme a lo estipulado por un acuerdo económico y político entre la Unión Europea y México.

Los parlamentarios dijeron que la violencia que ha causado más de 35.000 muertes desde que el gobierno mexicano emprendió la lucha contra el narcotráfico en diciembre del 2006 no ha disminuido.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos recibió 1.415 quejas de abusos de derechos humanos en el 2010 en contra de elementos del ejército nacional, 126 más que en el año 2009. Algunas de las quejas incluyen torturas, homicidios y desapariciones.

Un caso que generó críticas en contra del ejército fue el de los dos estudiantes de postgrado de la universidad privada Instituto Tecnológico de Monterrey, quienes fueron abatidos por soldados afuera del campus el 19 de marzo en 2010 y posteriormente las autoridades los acusaron originalmente de ser narcos, aunque después autoridades civiles debieron aclarar que no era así. No han arrestado a ningún responsable de la muerte de los estudiantes.

El estadounidense Departamento de Estado, en su reporte anual del 2010, también mencionó que organizaciones no gubernamentales mexicanas acusan que el sistema de justicia militar de falta de transparencia y de tener fallos en investigar, procesar y condenar a soldados que cometen crímenes.