La XXXIII Conferencia Episcopal Latinoamericana (Celam) afirmó el viernes que quiere promover la acción evangelizadora en América latina y lamentó la muerte y la violencia causada por el narcotráfico.

Al cierre de su reunión, los obispos emitieron un comunicado en el que señalaron que "nos duele la muerte de tanta gente, víctima de la violencia causada por el narcotráfico. Nos duelen nuestras jóvenes generaciones que se desencantan con las instituciones que han perdido su credibilidad por causa de la corrupción campante".

"Hace cuatro años, conscientes del cambio de época que vivimos... nos propusimos decididamente promover a todos los niveles el discipulado misionero al servicio de la vida; en esta misma línea seguimos afirmando nuestros pasos, de cara a la misión continental", agregaron.

En esta conferencia fueron designadas sus nuevas autoridades, siendo nombrado presidente del Celam monseñor Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla, México.

Asimismo, se eligió como primer vicepresidente a Ruben Salazar Gómez, arzobispo de Bogotá y presidente de la Conferencia Episcopal de Colombia y como segundo vicepresidente a Dom Dimas Lara Barbosa, arzobispo de Campo Grande, Mato Grosso do Sul y secretario general de la Conferencia Nacional de Obispos de Brasil.

Aguiar Retes reemplaza en el cargo a Raymundo Damasceno Assis, arzobispo de Aparecida, Brasil.