Australia estaría interesada en volver a postularse para organizar el Mundial 2022 de fútbol si se revisa la asignación del torneo a Qatar luego de las acusaciones de corrupción en la votación, dijo el ministro de Deportes Mark Arbib.

El gobierno australiano gastó 45 millones de dólares en su candidatura, que obtuvo apenas un voto en la elección de diciembre pasado.

La victoria de Qatar ha sido empañada por denuncias de corrupción que despertaron la lejana posibilidad de que la votación se vuelva a hacer.

Arbib dijo en una entrevista publicada el sábado que "nos sentimos decepcionados cuando no ganamos el derecho... y creemos que si nos dan la posibilidad podríamos hacer el mejor Mundial de la historia".

Dos miembros ejecutivos de la FIFA, ambos de países africanos, fueron acusados de aceptar 1,5 millones de dólares cada uno a cambio de sus votos por Qatar.

Australia, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur perdieron la votación.