El volante boliviano-brasileño Edivaldo Rojas llegó a Bolivia para hacer los trámites de legalización, con la meta de sumarse a la selección que disputará la Copa América en Argentina en julio.

El jugador, que milita en el recién descendido Naval en la liga portuguesa, dijo que está contento por la posibilidad de jugar para Bolivia, pero antes debe lograr la legalización.

El seleccionador Gustavo Quinteros manifestó días atrás su interés de convocarlo para reforzar la delantera.

Rojas nació en Cuiabá, Brasil, pero su madre es de Bolivia y él se crió aquí. En el fútbol, se formó en el Atlético Paranaense brasileño y de allí pasó a la liga portuguesa.

El presidente de la Federación Boliviana de Fútbol, Carlos Chávez, señaló días atrás que al ser hijo de una boliviana, Rojas puede jugar en la selección.

Quinteros convocará en los próximos días al plantel para la Copa América. Rojas podría tener como acompañantes en la ofensiva a los delanteros Marcelo Martins, del Shaktar de Ucrania, y Ricardo Pedriel, del Sivasspor de Turquia.