Sería un "desastre moral" si Estados Unidos dejara de pagar sus deudas y fuera incapaz de cumplir sus obligaciones, afirmó el jueves el director general de la compañía financiera JPMorgan Chase & Co., Jamie Dimon, durante su presentación en un evento en Colorado.

Estados Unidos es el eje financiero del mundo y los efectos económicos del incumplimiento estadounidense podrían ser "potencialmente catastróficos", dijo en una cena en la Escuela de Negocios de la Universidad de Colorado en Denver.

"Minimizaría a Lehman", dijo Dimon, en referencia a la bancarrota del banco de inversiones Lehman Brothers en 2008 que contribuyó al inicio de la crisis financiera mundial.

Los comentarios de Dimon responden a una pregunta sobre el déficit del gobierno federal que le fue planteada por el moderador Tom Petrie, vicepresidente del Bank of America/Merrill Lynch.

El Congreso estadounidense debate el aumento del límite de deuda hasta los 14.300 millones de dólares. Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que el gobierno se quedaría sin dinero en efectivo el 2 de agosto, pero los legisladores han dicho que buscarán a adoptar reducciones de gastos antes de aceptar el aumento del límite de deuda.

Dimon fue ovacionado durante la cena, lo que representó un marcado contraste con lo sucedido en la reunión anual de JPMorgan en Ohio el martes, cuando más de 400 manifestantes lanzaron consignas en el exterior de la sede del evento. Las protestas fueron organizadas por una coalición del clero y los sindicatos, que presionan en busca de acciones y leyes sobre prácticas bancarias que afectan a propietarios de viviendas que se encuentran en problemas económicos.

Al igual que todos los bancos importantes del país, JPMorgan Chase ha sido criticado por la forma en que realiza sus ejecuciones hipotecarias.