El presidente de Bolivia, Evo Morales, destituyó hoy al comandante de la Policía Nacional, general Ciro Farfán, por un nuevo escándalo de corrupción en esa institución, apenas dos meses después de haber cesado también a su antecesor.

Morales explicó que la destitución de Farfán se debe a un caso de falsificación de matrículas de automóviles en el cual supuestamente están implicados el exjefe policial y uno de sus ayudantes.

"Lamento mucho en poco tiempo tener que posesionar a un nuevo comandante (...) No se puede entender que un miembro de la Policía Nacional tenga bajo su responsabilidad un vehículo con placa 'clonada' y no se haya esclarecido hasta este momento", dijo.

Morales dio a Farfán tres meses para acabar con la corrupción policial cuando reemplazó en marzo al general Oscar Nina, pero apenas cumplió dos meses en el cargo y fue sustituido hoy por el general Jorge Santiesteban, hasta ahora subcomandante.

El mandatario, que lleva cinco años en el poder y ha enfrentado constantes casos de corrupción en su Gobierno, no dio plazos en esta ocasión, pero expresó su deseo de que el nuevo comandante supere los recurrentes problemas de irregularidades en la policía.

Al menos 481 policías bolivianos fueron expulsados del cuerpo o sancionados con baja temporal en 2010 por delitos como homicidio, robo, violación, estafa, narcotráfico y extorsión, entre otros.

El caso más sonado es el del exjefe de la fuerza antidrogas de Morales, general René Sanabria, que dirigía un departamento de inteligencia cuando fue capturado en febrero pasado en Panamá y deportado a Miami, acusado de enviar cocaína a Estados Unidos.