La cantante brasileña Rita Lee afirmó hoy que, aunque ella no votó por la presidenta de su país, Dilma Rousseff, la mandataria ha demostrado que tiene personalidad y "no es una marioneta" de su antecesor y mentor, Luiz Inácio Lula da Silva.

"Yo no voté por ella, no voté por nadie porque no me gustaban los candidatos, pero hoy miro a Dilma y me doy cuenta de que no es una marioneta de Lula. Ella tiene personalidad, tiene historia" y "no va a perder la oportunidad de hacer un buen gobierno", señaló la rockera en una rueda de prensa de Buenos Aires, donde este viernes brindará un concierto después de nueve años de ausencia.

Aunque reconoció que la primera mujer que gobierna Brasil "ha hecho cosas interesantes, ha decidido cosas buenas" en estos cuatro meses y medio que lleva al frente del país, opinó que carga con "las obligaciones que Lula le dejó como herencia" y "los ministros que dejó como herencia".

La cantante, de 63 años, consideró que uno de los campos en los que el Gobierno brasileño tiene mucho por hacer es el cultural.

La artista, que se hizo famosa en la década de los 80 con éxitos como "Lanza Perfume" y "Baila conmigo", y es considerada por muchos como la "madre" del rock de su país, ofrecerá un concierto este viernes en el teatro Gran Rex de Buenos Aires.

Además de interpretar algunos de los grandes éxitos de sus 45 años de carrera, Lee adelantó que incluirá alguna versión en español en el recital.

Aunque aún no confirmó si asistirá, el rockero argentino Charly García fue invitado por la brasileña a participar del espectáculo, tal como lo hizo en uno de los últimos conciertos que Lee brindó en Argentina.

Consultada por los periodistas, la artista reconoció que aún no se atreve a interpretar tangos, aunque aseguró que le gustaría.

"Para cantar un tango hay que tener cojones", bromeó.

La cantante anticipó además que empezó a preparar un nuevo disco con adaptaciones de algunos temas clásicos del cine, después del gran éxito que cosechó "Bossa'n Beatles", álbum en el que versionó en bossa nova algunas de las más famosas canciones del grupo británico.