México pidió hoy al Fondo Monetario Internacional (FMI) que una eventual selección del sucesor del director gerente del organismo, Dominique Strauss-Kahn, sea mediante un "proceso abierto, transparente y basados en méritos de los candidatos y sin privilegiar el criterio de nacionalidad".

El francés Strauss-Kahn fue detenido el pasado sábado tras presuntamente agredir sexualmente a una empleada del hotel neoyorquino en el que se hospedaba y dos días después fue acusado de siete delitos por abuso sexual e intento de violación por los que podría ser condenado a entre 15 y 25 años de prisión.

La cancillería mexicana lamentó hoy en un comunicado las acusaciones contra Strauss-Kahn y las consecuencias que pueda tener para el FMI, por lo que subrayó la necesidad de que las decisiones futuras se tomen con "un profundo sentido de responsabilidad".

La cancillería manifestó, asimismo, su disposición para participar "activamente y de manera constructiva" en el proceso para la designación de un sustituto de Strauss-Kahn "si se diera el caso".

La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) indicó que las condiciones antes expuestas darán "una sólida base de legitimidad y credibilidad" a ésta y otras instituciones que juega un papel central en el desarrollo y el crecimiento de la economía mundial.

La dependencia recordó que ese ha sido la posición fundamental de México y de los países emergentes en el marco de las discusiones sobre la reforma al sistema financiero internacional en el G-20.

También indicó que en las declaraciones de Londres en abril de 2009, en Pittsburgh en septiembre de 2009 y en Toronto en junio de 2010, el G-20 se comprometió a que las futuras designaciones de las instituciones financieras "se basen en los criterios antes señalados".

El director gerente del FMI ha sido tradicionalmente un europeo en virtud de un pacto forjado al final de la II Guerra Mundial que asegura la presidencia del Banco Mundial a un estadounidense.

El FMI, con sede en Washington, indicó el pasado domingo que el "número dos" de la institución, el estadounidense John Lipsky, quedaba temporalmente a cargo de la institución como parte del protocolo de funcionamiento.