América Latina y la UE deben aliarse en sus planes de cooperación, inversión y comercio con el objetivo de "compartir el progreso" y no para que "una región crezca a costa de la otra", dijo hoy la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), Alicia Bárcena.

En una ponencia ante la V sesión plenaria ordinaria de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana (EuroLat), que comenzó ayer en Uruguay, la responsable del organismo de Naciones Unidas consideró que ambas regiones están "ante la oportunidad histórica" de lograr que las relaciones económicas bilaterales permitan integrarse para "distribuir sus ganancias con equidad".

"Hay oportunidad para compartir el progreso, distribuyendo ganancias con equidad, con justicia, con legalidad y logrando asociaciones entre productores, investigadores, e incluso parlamentarios", afirmó la economista.

Bárcena apuntó ante los representantes del Parlamento Europeo, Parlatino, Andino, Centroamericano y del Mercosur presentes en la reunión que en resumen ambas regiones deben ir a "una relación donde podamos potenciar lo logrado hasta ahora".

Así, consideró que la UE debe abrir las puertas a las "exportaciones más extensivas" de América Latina y "viceversa", al tiempo que la región "pueda participar en las cadenas de valor europeas".

Además, señaló la conveniencia de que la inversión extranjera directa europea deje de concentrarse en "unos pocos centros financieros" y se abra a todos los países del área.

"Estamos buscando reconocer nuestros distintos desafíos. Europa necesita crecer, necesita invertir, y reencontrarse de nuevo con América Latina (...).Tenemos que hacer ese nuevo compromiso de no imponernos barreras comerciales mutuamente y de compartir propósitos para la provisión de bienes públicos primarios", apuntó.

Así, Bárcenas destacó la posible cooperación en asuntos como tecnología para afrontar el cambio climático o las nuevas tecnologías que puedan servir para la integración productiva y para que ambas regiones puedan "revincularse".

Asimismo, la economista apuntó que la Cepal considera que América Latina debe profundizar su unión para poder lograr un "regionalismo abierto", que permita mejorar las cadenas de valor internas para que sean motores de la productividad.

Además, también llamó a vigilar la vuelta del sector exportador de materias primas como principal motor económico de la región y reclamó que esta se haga con inversión y desarrollo, ya que "no se puede permitir que la tasa de cambio sea la única política económica" de desarrollo.

Bárcenas también pidió una nueva ecuación entre Estado, mercado y sociedad para la región, en la que se de espacio a lo público como el lugar "de los intereses colectivos" y que se refunden las políticas "con una visión estratégica de largo plazo".

"La vida de América latina ha sido una sucesión de coyunturas, de cortos plazos, y no hay una mirada de largo plazo que le apunte a la próxima generación y no a la próxima elección", dijo.