Responsables de economía de los 32 países que forman la Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC) conversaron hoy sobre el futuro económico de la región con la mente puesta en la crisis financiera internacional.

El ministro de Finanzas venezolano, Jorge Giordani, destacó hoy la necesidad de "expandir las fronteras productivas" para lograr una recuperación económica mundial "verdaderamente sostenible", durante la inauguración de la Reunión ministerial sobre la Crisis Financiera Internacional y Comercio Exterior de los países de la región.

En un discurso plagado de referencias a la crisis económica y financiera que vive el mundo, Giordani recordó la necesidad de que los países de la región encuentren mecanismos propios que den respuesta a problemas como el del desempleo y de las instituciones que deben regir su economía.

"Para alcanzar una solución del orden productivo vigente se requiere de una nueva institucionalidad y el funcionamiento, históricamente sostenido, de un orden reproductivo social radicalmente diferente", aseveró el ministro venezolano.

Giordani recordó en su discurso la necesidad de dar una salida sostenible a la crisis económica mundial actual, que, advirtió, se encuentra "lejos de ser superada".

En este sentido, aseguró que la lucha por la igualdad y por la libre autodeterminación de los pueblos está actualmente "amenazada por la violación de las normas más evidentes".

"Una nueva suerte de imperialismo liberal, de recolonización del mundo se encuentra a las puertas de los conflictos en curso, los cuales no hacen más que agregar inestabilidad a la situación financiera", añadió.

El ministro venezolano aseguró que "es primordial expandir las fronteras de producción" para lograr "una recuperación verdaderamente sostenible".

"Las políticas económicas y de desarrollo deben ser integrales equilibradas e inclusivas", continuó.

Giordani afirmó que "el crecimiento económico es fundamental para dar respuesta a la expansión de la fuerza laboral" y "resolver el tema de desempleo es esencial para la estabilidad política, económica y social de las naciones".

A la reunión, convocada como parte de los trabajos de preparación para la creación de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), asisten 32 delegaciones, aunque sólo las de Antigua y Barbuda, Dominica, Granada, Jamaica y San Vicente y las Granadinas, además de la de Venezuela, están encabezadas por ministros.

El encuentro es la última cita preparatoria de cara a la III Cumbre de América Latina y el Caribe (CALC) sobre Integración y Desarrollo, prevista para el próximo 5 de julio en Caracas con la participación de los jefes de Estado de América, con excepción de EE.UU. y Canadá.

En ese encuentro de mandatarios se cumplirá con la primera de las etapas para la fundación de la Celac, que absorberá a la CALC y al Grupo de Río.

Los responsables de economía de la región continúan este jueves con los debates con el objetivo de analizar los ejes económicos y financieros que regirán la futura Celac y preparar un documento para su discusión en la cumbre de julio.

Durante los meses de abril y mayo se han llevado a cabo varias reuniones de este tipo en las áreas de relaciones exteriores, energía y medio ambiente para determinar las características de la Celac, que representa el mayor proyecto de integración americana sin Estados Unidos y Canadá.

En la primera reunión de cancilleres, en abril, el presidente venezolano, Hugo Chávez, destacó la conformación de la Celac como "el evento político de mayor importancia y de mayor potencial de transcendencia" en América Latina en los últimos 100 años.

El canciller venezolano, Nicolás Maduro, encargado de inaugurar las anteriores reuniones de la CALC, tenía previsto participar hoy en la apertura de la reunión, pero finalmente no pudo asistir por su compromiso en la XVII edición del Foro de Sao Paulo, en Nicaragua.