La Iglesia católica se sumó hoy a las críticas en contra del proyecto Hidroaysén, que contempla la construcción de cinco represas en la Patagonia chilena.

"No pueden primar solamente los intereses económicos ni tampoco puede hacerse este proceso a espaldas de las comunidades más directamente afectadas", precisó este miércoles la Conferencia Episcopal chilena.

Jaime Coiro, portavoz de la entidad sostuvo que un desarrollo sin considerar el medio ambiente es deplorable y que las nuevas generaciones deben heredar una tierra que permita "habitarla dignamente".

Las críticas de la iglesia católica se suman a los grupos ambientalistas que desde el pasado 9 de mayo, cuando se aprobó el proyecto impulsado por las empresas Endesa Chile, filial de Endesa España, y por la chilena Colbún, han marchado todos los días en diferentes ciudades de Chile en protesta por la iniciativa.

Según la Conferencia Episcopal chilena "una decisión basada sólo en intereses económicos es éticamente inaceptable y deplorable porque constituye una mezquina burla de la sociedad".

"Una respuesta humanizadora al desafío energético requiere un diálogo en el que todas las personas y comunidades, especialmente los más involucrados y afectados por las iniciativas, puedan participar y sus opiniones sean tenidas en cuenta para las decisiones que les afectan", añadió el portavoz de la entidad.

Coirio recordó que el documento titulado "Cuidemos los dones de la Creación", entregado por la Conferencia Episcopal chilena, hace hincapié en que "el progreso, o es sostenible o no es progreso".

"En efecto, la Iglesia no concibe al desarrollo sin considerar la sostenibilidad medioambiental", recalcó y añadió que "antes de afirmar la creciente demanda por energía como requisito para el progreso, es preciso abordar un proceso como país para construir en conjunto un modelo de desarrollo", apostilló.

El criticado proyecto contempla la construcción de cinco represas en el cauce de los ríos Pascua y Baker, en la Patagonia chilena, con una inversión de 3.200 millones de dólares.

Grupos ambientalistas confirmaron hoy a Efe que ya se encuentra autorizada una multitudinaria marcha para este viernes a partir de las 19.00 horas (23.00 GMT) en Santiago, manifestación que se replicará en varias ciudades chilenas.

"A nivel internacional, la idea es que las manifestaciones o protestas se realicen frente a las embajadas chilenas o consulados y ya tenemos la confirmación de estos eventos en varias ciudades de Europa y de América a través de las redes sociales", señaló Luis Mariano Rendón, representante del Grupo Acción Ecológica.