Honda anunció el jueves que despedirá a 400 trabajadores de una fábrica de autos en Brasil debido a la falta de componentes ocasionada por el terremoto que desbarató la producción en Japón.

La planta no reemplazará a esos trabajadores, y reducirá su producción de 600 unidades diarias a 300 a partir del 6 de junio, dijo un vocero de Honda.

La automotriz dijo en un comunicado que tiene problemas para encontrar repuestos para varios componentes electrónicos de los modelos Civic, City y Fit.

Honda dijo que inició conversaciones con los sindicatos del sector la semana pasada, pero que no encontró alternativa a los despidos.

Los sindicatos respondieron que los trabajadores no deberían sobrellevar las consecuencias de los desastres naturales.