La familia del fotógrafo sudafricano desaparecido Anton Hammerl cree que fue muerto en el desierto en Libia a manos de fuerzas leales a Moamar Gadafi.

Periodistas recientemente excarcelados por el régimen libio reportaron haber estado con Hammerl cuando fue liberado en una ubicación remota el 5 de abril, le dijo el jueves a The Associated Press Bronwyn Friedlander, portavoz de la familia.

"Pensamos que sus heridas eran tantas que no pudo haber sobrevivido sin atención médica inmediata", agregó la vocera.

Los colegas de Hammerl han estado presionando a las autoridades del gobierno en Sudáfrica para que busquen información sobre él con los libios.

"Es increíblemente cruel que los grupos leales a Gadafi nos hayan dicho que lo tenían", agregó Friedlander.

Hammerl, quien huyó de Sudáfrica hace cinco años, había trabajado para periódicos como el Star de Johanesburgo, que ha publicado todos los días su foto para asegurarse de que su caso no fuera olvidado.

El periodista de 41 años y su esposa, Penny Sukhraj, tienen dos niños, uno de 14 semanas y otro de siete años.