Un ex compañero de Lance Armstrong aseguró que el siete veces campeón del Tour de Francia se dopó para competir en diversas competencias, entre ellas la ronda gala.

Tyler Hamilton, en una entrevista con el programa "60 Minutes" de la televisión estadounidense, aseveró que Armstrong usó EPO — la hormona que aumenta la cantidad de glóbulos rojos y mejora el rendimiento muscular — durante el Tour de 1999 y antes de la carrera en 2000 y 2001. Armstrong ganó la carrera en forma consecutiva entre 1999 y 2005.

Armstrong siempre ha negado que se hubiese dopado. Tampoco ha dado positivo en los controles de sustancias prohibidas.

Las autoridades de Estados Unidos investigan si Armstrong y su ex equipo US Postal Service participaron en un programa sistemático de dopaje, lo cual es negado por el ciclista.

"Yo vi (EPO) en su refrigerador", aseguró Hamilton en la entrevista difundida el jueves en un noticiero de CBS. "Lo vi inyectársela más de una vez, como todos lo hicimos. Como yo lo hice, muchas, muchas veces".

Hamilton dijo al periodista Scott Pelley de "60 Minutes": "(Armstrong) tomaba lo que todos tomábamos ... la mayoría del pelotón", en referencia a los ciclistas en la competencia. "Había EPO ... testosterona ... transfusión de sangre".

El abogado de Armstrong, Mark Fabiani, dijo que Hamilton "simplemente embaucó a 'CBS Evening News', '60 Minutes' y Scott Pelley, a todos de un tirón".

"Hamilton anda activo buscando ganar dinero escribiendo un libro, y ahora cambió completamente el relato que siempre ha contado antes para que pudiera llegar a '60 minutes' y mejorar sus posibilidades con editores", afirmó Fabiani en un comunicado.

"Pero la codicia y las ansias de publicidad no pueden cambiar los hechos: Lance Armstrong es el deportista que más se ha sometido a pruebas en la historia de los deportes. Ha salido bien en casi 500 exámenes en más de 20 años de competencia", señaló.

Hamilton ganó una medalla de oro en el ciclismo de los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, pero luego dio positivo por dopaje. Sin embargo, se le permitió conservar su medalla debido a que por problemas en un laboratorio no pudo someterse a contramuestra.

Meses después, se detectó que había incurrido en dopaje con sangre y fue sancionado con una prohibición de dos años que terminó en 2007.