El número de turistas extranjeros que visitaron Japón en abril sufrió una caída del 62,5 por ciento, la mayor de su historia, a causa de la crisis creada por la alarma nuclear, el terremoto y el tsunami del 11 de marzo.

Según informó hoy la Organización Nacional de Turismo de Japón, el mes pasado apenas llegaron a Japón 295.800 visitantes extranjeros, frente a 788.212 del mismo período de 2010.

El tsunami ya provocó una caída del 50,3 en la entrada de turistas extranjeros en Japón en marzo, pero el descenso se agudizó en abril hasta marcar un récord desde que en 1961 se recopilan estos datos.

Ha sido además la primera vez que el número de turistas extranjeros cayó de los 300.000 desde marzo de 2003, en plena epidemia del SARS.

En un comunicado, la Organización Nacional de Turismo de Japón explicó que la preocupación por la seguridad fue el factor que determinó la caída en el número de turistas, a causa del terremoto y de la crisis nuclear.

"Las preocupaciones sobre la crisis nuclear no se han disipado todavía y seguirán posiblemente un tiempo", indicó la agencia.

El 70 por ciento de los turistas que visitan Japón son asiáticos, sobre todo coreanos, chinos y taiwaneses, y el año pasado este país recibió a 8,6 millones de visitantes extranjeros, un número que previsiblemente ahora no podrá alcanzar en 2011.

En los cuatro primeros meses de este año, llegaron a Japón 2,04 millones de turistas extranjeros, un 27 por ciento menos que en 2010.

Además de generar una caída en picado del turismo extranjero, la crisis japonesa ha provocado que también los nipones se hayan retraído de viajar al exterior aunque los porcentajes se han ido recortando.

En abril, el descenso de los turistas japoneses hacia destinos extranjeros fue del 9 por ciento, hasta sumar 1,1 millones de visitantes frente a 1,21 millones del mismo mes de 2010, si bien en marzo ese descenso había llegado al 12,2 por ciento.

Japón es el segundo mercado mundial emisor de turistas, destacado por su alta capacidad adquisitiva y su interés por el turismo cultural.