Jamie McCourt, la ex directora ejecutiva de los Dodgers de Los Angeles, le solicitó el jueves a un juez ordenar la venta de equipo al argumentar que su ex esposo, Frank McCourt, ha administrado muy mal la franquicia desde que la despidió.

La solicitud se produce a menos de un mes después de que el comisionado de las Grandes Ligas, Bud Selig, nombró al ex presidente de los Rangers de Texas, Tom Schieffer, como supervisor de una de las franquicias del béisbol más destacadas debido a cuestionamientos sobre las finanzas del equipo.

El juez Scott Gordon, quien presidió el juicio de divorcio de la ex pareja, estableció el 22 de junio como la fecha para escuchar los argumentos de por qué debe ordenar la venta del equipo, así como una solicitud anterior hecha por Jamie McCourt para que su ex esposo entregue documentos financieros.

Ni Jamie ni Frank asistieron a la breve audiencia del jueves, pero ambas partes acordaron tener negociaciones para llegar a un acuerdo, encabezadas por Gordon, previas a la próxima audiencia.

El juicio de divorcio se centró en la validez de un acuerdo firmado después de que se casaron que le daba a Frank McCourt la propiedad total de los Dodgers. Gordon consideró inválido el documento de 10 páginas y con ello allanó el camino para que Jamie McCourt buscara la mitad del equipo bajo una ley de propiedad conjunta de California.