El gobierno sirio condenó el jueves las sanciones estadounidenses contra el presidente Bashar Assad.

Estados Unidos anunció el miércoles que sancionaba a Assad y seis colaboradores jerárquicos por la represión que ha costado la vida a más de 850 personas desde que comenzó una insurrección popular en marzo.

La televisión estatal dijo el jueves que las medidas son parte de los proyectos regionales de Washington que "sirven a los intereses israelíes" y no afectarán las futuras decisiones de Siria.