Brasil defendió el jueves el criterio de mérito por encima de la geografía para escoger al nuevo director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), en sustitución del renunciante Dominique Strauss-Kahn.

El presidente del Banco Central de Brasil, Alexandre Tombini, dijo a periodistas que la selección del nuevo jerarca de la institución financiera internacional basada en Washington debe ser abierta y basada en méritos, dejando atrás la tradición de que el cargo debe ser de un europeo.

"Lo más importante para nosotros es mantener el principio de que el alto cargo sea escogido en un proceso de selección muy transparente cuyo principal criterio sea el mérito", declaró Tombini en una conferencia de prensa telefónica.

Desde su fundación en 1944, el FMI ha estado dirigido por un europeo mientras que el Banco Mundial, la otra gran institución financiera multilateral, históricamente está presidida por un estadounidense.

Tras la renuncia del francés Strauss-Kahn en medio de denuncias de abuso sexual, la Unión Europea se movilizó para escoger como sustituto a la ministra francesa de Finanzas, Christine Lagard, en un intento de mantener el cargo en manos de ese continente.

"No tenemos nada contra la geografía, pero el principio (de escogencia por mérito) debe ser mantenido esta vez. Esa es una posición que hemos mantenido por muchos años, creo que es tiempo de abrir el proceso y nuestra opinión es que lo más importante es mantener ese principio y no discutir nombres específicos", agregó Tombini.

La misma preocupación fue manifestada por el ministro de Hacienda, Guido Mantega, en una carta que dirigió el miércoles a sus colegas del Grupo de las 20 grandes economías (G-20).

"Antes de discutir nombres, debemos establecer criterios para una selección adecuada del director gerente del FMI. Brasil siempre defendió que la selección debe ser basada en mérito, independientemente de la nacionalidad. Ya pasó el tiempo en que podía ser remotamente apropiado reservar ese importante cargo para un ciudadano europeo", escribió Mantega en la carta, divulgada por el Ministerio de Hacienda.

Defendió en la misiva una amplia consulta a los países miembros del organismo y que el nuevo jerarca demuestre una sólida formación técnica y política, experiencia en altos cargos oficiales, que represente a un amplio número de países y esté abierto a la necesidad de cambios y reformas.

Tombini calificó al FMI como una institución financiera de gran importancia para ayudar a los países que enfrentan problemas en su balanza de pagos.

"El FMI debe continuar cumpliendo su papel, está muy bien posicionado y cuenta con la experiencia necesaria para hacerlo", puntualizó el presidente del Banco Central brasileño.

Por su parte, Mantega elogió la gestión de Strauss-Kahn, quien en su criterio actuó "de forma decisiva" para superar la crisis global de 2008-2009 y contribuyó para la reforma del FMI al dar mayor peso a los países emergentes en la toma de decisiones de la institución.