El gobierno boliviano teme que el proyecto de explotación minera que impulsa Perú en cerros cercanos a su frontera contaminen aguas del lago Titicaca que comparten los dos países, dijo un funcionario.

"En Bolivia también se notaría el impacto ambiental porque las actividades mineras trabajan con agua y ese agua desemboca en el lago Titicaca", declaró a periodistas el viceministro de Desarrollo Productivo Minero, Héctor Córdova.

Ese es también el temor de poblaciones peruanas fronterizas a Bolivia que protagonizan una larga protesta con cortes de ruta desde hace doce días en rechazo a que se concrete una concesión minera en la región peruana de Puno.

Los bloqueos carreteros que llevan adelante pobladores peruanos mantienen varados a cientos de camiones bolivianos con carga de exportación hacia puertos peruanos.

El lago Titicaca, situado en la meseta altiplánica a 3.812 metros de altitud, tiene 8.562 kilómetros cuadrados y una autoridad binacional es la encargada de su manejo y protección.