A medida que se acerca el Mundial de 2014 en Brasil, el costo de los estadios sigue en aumento.

La indecisión sobre la ubicación y la logística para construir las sedes han reducido el tiempo disponible para las obras, lo que aumentó significativamente el costo en casi todas las 12 ciudades que albergarán partidos del Mundial en tres años.

El estadio Maracaná de Río de Janeiro, la joya del fútbol brasileño y que albergará la final del torneo, es una de las sedes que costará mucho más de lo que originalmente se planificó cuando el proyecto fue presentado a la FIFA y Brasil ganó la sede de la Copa del Mundo.

Sao Paulo, que podría albergar el partido inaugural, ni siquiera tiene un estadio listo.

Un informe del diario Folha de S. Paulo, el más grande de Brasil, señala el jueves que el costo total de las obras aumentó 56% hasta ahora.

Cuando las ciudades sedes fueron escogidas en mayo de 2009, se proyectaba un costo de casi 2.600 millones de dólares, pero ahora la cifra se acerca a los 4.000 millones.

Las demoras en los estadios han sido una de las principales preocupaciones para los organizadores de la Copa Mundial en Brasil, junto con las mejoras a la anticuada infraestructura de los aeropuertos, que serán decisivas para acomodar a cientos de miles de visitantes durante el torneo de un mes.

Aunque las autoridades han garantizado que todos los estadios estarán listos a tiempo, tres ciudades sedes todavía no han empezado a construir los suyos: Natal y Curitiba, además de Sao Paulo.

Sao Paulo planeaba inicialmente presentar partidos en el renovado estadio de Morumbí, pero el plan fue rechazado por la FIFA debido a la falta de garantías financieras. La mayor ciudad de Sudamérica careció de un proyecto de estadio durante varios meses hasta que Corinthians anunció que construirá uno para el certamen.

El club dijo al principio que el estadio tendría capacidad para 48.000 personas, no suficiente para el partido inaugural. La ciudad tuvo que suministrar alivios impositivos para que Corinthians pudiera someter un nuevo plan de expansión, lo que demoró el proyecto y aumentó el costo.

"Es importante para todos los involucrados comprender que Sao Paulo es el centro clave del fútbol en Brasil", dijo el técnico de la selección nacional Mano Menezes. "A veces hay dificultades. Pero tengo optimismo de que al fin todos habrán actuado bien, incluso Sao Paulo".

Aunque la FIFA ha dicho que no se descarta ninguna sede para la Copa Confederaciones del 2013, las autoridades de Sao Paulo dijeron que probablemente la ciudad no presentará los partidos de ese torneo porque el estadio no estará listo para entonces.

"No somos muy optimistas sobre la disposición de Sao Paulo para la Copa Confederaciones", dijo el secretario general de la FIFA Jerome Valcke. "Decididamente Morumbí no es una opción. Sin embargo, la decisión de las sedes elegidas se adoptará en la primera reunión del comité organizador el 29 de julio en Río de Janeiro".

Las autoridades municipales de Río anunciaron el miércoles que las renovaciones del Maracaná se completarán a tiempo para la Copa Confederaciones, pero que costarán más de lo previsto debido a que requiere construir un techo nuevo. El proyecto original se calculó en 430 millones de dólares, pero el costo definitivo rondará los 590 millones.

Los plazos incumplidos y los problemas en los procesos de licitación también afectaron a otras sedes, y Folha informó que han aumentado los costos de otros ocho estadios.

Solamente la ciudad de Manaos no ha aumentado el costo estimado, mientras que Cuaiaba dijo que gastará 12% menos de lo previsto, según el diario.

____

Tales Azzoni está en Twitter en http://twitter.com/tazzoni