El ministro argentino de Economía, Amado Boudou, dijo hoy que no debe apresurarse la elección de un sucesor de Dominique Strauss-Kahn al frente del FMI, aunque se mostró a favor de que el próximo titular del organismo sea alguien de un país emergente que consolide las reformas impulsadas por el francés.

"Por ahora tenemos un director del FMI (Fondo Monetario Internacional). No hay que apurarse en esto", dijo a la prensa Boudou, tras un encuentro con la cúpula de la Unión Industrial Argentina, la mayor entidad patronal del país.

El ministro señaló que "sería importante que haya alguien de los países emergentes (al frente del FMI) porque esto consolidaría un camino que ha marcado Strauss-Kahn con la reforma".

"Estamos convencidos de que hay que seguir profundizando la democratización del FMI", sostuvo Boudou.

La previsible dimisión de Strauss-Kahn debido a acusaciones por presuntos delitos sexuales ha desatado una batalla para su sucesión y ha intensificado los llamamientos de mayor transparencia en la selección del nuevo líder.

El FMI, con sede en Washington, indicó el pasado domingo que el "número dos" de la institución, el estadounidense John Lipsky, quedaba temporalmente a cargo de la institución como parte de su protocolo de funcionamiento, tras la detención de Strauss-Kahn.

El director gerente del Fondo Monetario Internacional ha sido tradicionalmente un europeo en virtud de un pacto forjado al final de la II Guerra Mundial que asegura la presidencia del Banco Mundial a un estadounidense.

Pero el monopolio europeo está ahora en tela de juicio ante la presión de los países emergentes para cambiar el actual sistema.

Europa, por su parte, insiste en que los graves problemas de deuda por los que atraviesan países como Grecia, Irlanda y Portugal, en los que el FMI está muy involucrado, hacen aconsejable la continuidad de un europeo al frente del organismo.

En tanto, el secretario del Tesoro estadounidense, Timothy Geithner, aseguró que Strauss-Kahn "no está en posición" de dirigir el FMI.

El exministro de Finanzas francés fue detenido el sábado en Nueva York por un presunto abuso sexual a una camarera de un hotel.

Strauss-Kahn fue acusado el lunes de siete delitos por abuso sexual e intento de violación por los que podría ser condenado a penas de entre 15 y 25 años de prisión.