El cineasta danés Lars Von Trier presentó hoy sus disculpas al Festival de Cannes por las palabras que pronunció hoy en la presentación de su última película, "Melancholia", donde dijo que simpatiza con Hitler.

"Si he herido a alguien con las palabras que dije esta mañana en la conferencia de prensa, me disculpo sinceramente. No soy antisemita ni tengo prejuicios raciales de ninguna clase ni soy un nazi", dijo Von Trier en un comunicado.

La propia organización del festival cinematográfico "invitó" a Von Trier a explicarse por esas declaraciones, que causaron sorpresa, disgusto y estupor durante la conferencia de prensa del director, uno de los candidatos a ganar la Palma de Oro.

"El cineasta precisa que se dejó llevar por una provocación. Presenta sus disculpas", completó por su parte la organización en un comunicado horas después de las sorprendentes palabras iniciales de Von Trier.

"La dirección del Festival toma nota y transmite las disculpas de Lars Von Trier. Reafirma que no admitirá jamás que el certamen pueda ser el escenario de declaraciones semejantes sobre esos asuntos".

Habían pasado horas desde que las palabras del director danés causaran un cierto revuelo en Cannes, donde hay experiencia con declaraciones polémicas del cineasta, como cuando declaró, hace dos años, que se consideraba el mejor director de cine del mundo.

"Yo entiendo a Hitler aunque entiendo que hizo cosas equivocadas, por supuesto. Sólo estoy diciendo que entiendo al hombre, no es lo que llamaríamos un buen tipo, pero simpatizo un poco con él", es lo que dijo en conferencia de prensa en respuesta a una pregunta sobre su acercamiento al judaísmo.

"Lo único que puedo decir es que durante mucho tiempo pensé que era judío y estaba contento. Luego comprendí que no lo era. Quería ser judío pero en realidad me di cuenta de que era un nazi porque mi familia era alemana, lo cual también me agradaba", soltó Von Trier.

Luego matizó: "no estoy a favor de la Segunda Guerra Mundial ni estoy en contra de los judíos". Una de las protagonistas de su filme, Kirsten Dunst, puso cara de nerviosa actitud y de no saber si estaba creyendo lo que oía durante la conferencia de prensa.