El gobierno de El Salvador expresó el miércoles su "profunda preocupación" ante la promulgación de una ley migratoria en el estado de Georgia y reiteró la necesidad de impulsar una reforma migratoria integral en Estados Unidos.

"La ley HB 87 criminaliza la migración indocumentada en el estado (de Georgia) y podría derivar en la discriminación de las personas migrantes a raíz de su aspecto físico u origen étnico", expresó el ministerio de Relaciones Exteriores en un comunicado.

La ley que entrará en vigencia el 1 de julio "podría afectar negativamente a los alrededor de 45.000 salvadoreños que residen en el estado", indicó la fuente.

La cancillería salvadoreña reiteró "la necesidad de impulsar una reforma migratoria integral en Estados Unidos y reafirma que las personas migrantes no deben ser tratadas como criminales en ningún país por el solo hecho de haber ingresado o permanecido de forma irregular", apuntó.

"El gobierno de El Salvador reconoce el derecho de los Estados a legislar dentro de su territorio. Sin embargo, reitera su compromiso firme de velar por el respeto y promoción de los derechos humanos de los salvadoreños en el exterior, indistintamente de su situación migratoria".

Según cifras oficiales, unos tres millones de salvadoreños viven en Estados Unidos, de los cuales unos 217.000 están amparados bajo el Estatus de Protección Temporal para inmigrantes (TPS, por sus siglas en inglés) desde el 2001, que les permite vivir y trabajar legalmente en los Estados Unidos.