Las autoridades de Río de Janeiro garantizaron el miércoles que las obras de remodelación del estadio Maracaná estarán listas antes de la Copa Confederaciones de 2013 en Brasil.

Los encargados de las obras aseguraron que las mismas estarán listas a fines de 2012, luego que surgió preocupación de que la construcción sufriría retrasos cuando se descubrió que el estadio necesita un techo nuevo.

El techo nuevo aumentará el costo del proyecto de 430 a 590 millones de dólares.

El estadio también será utilizado para el Mundial de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016 en Río.

Sao Paulo, la ciudad más grande de Sudamérica, fue descartada como sede de la Copa Confederaciones porque aún no comienza la construcción de su estadio para el Mundial de 2014.