La Reserva Federal (Fed, banco central) de EE.UU. debatió las posibilidades para ajustar gradualmente la actual política monetaria expansiva e indicó que no contempla una nueva compra de bonos en el futuro, según las actas de su reunión del 26 y 27 de abril, divulgadas hoy.

Según los documentos, la mayoría de los miembros del Comité de Mercado Abierto de la Fed consideró que "para la implementación de un nuevo programa de compra de activos se necesitaría un cambio significativo en las perspectivas económicas".

No obstante, las actas de la reunión descartaron que haya intención de terminar con el plan de estímulo antes de la fecha prevista.

El Comité de Mercado Abierto decidió mantener sin cambios los tipos de interés por debajo del 0,25 %, así como mantener la fecha de junio para la finalización del plan de estimulo monetario por importe de 600.000 millones de dólares.

Los debates dentro de la Fed se centraron en cómo ajustar gradualmente la acomodaticia política monetaria actual: a través de una subida de tipos, de una contracción de su balance o de una mezcla de ambas.

"Una mayoría de los participantes prefiere que las ventas de los bonos se produzca después del primer incremento en los tipos de interés", reveló la Fed.

"Muchos de estos también indicaron preferir que estas ventas se vayan realizando de manera relativamente gradual", y pusieron como plazo posible 5 años.

Más específico fue el presidente de la Fed, Ben Bernanke, quien aseguró tras la reunión de entonces que serán necesarios "probablemente" al menos un par de encuentros más, los convocados en junio y agosto, antes de que la autoridad monetaria decida revisar al alza los tipos de interés

La Reserva Federal mantuvo sus previsiones de crecimiento para la economía de Estados Unidos en 2011 entre un 3,1 % y un 3,3 %, por debajo de lo previsto en enero, cuando avanzó que el crecimiento podría llegar al 3,9 %.

Sin embargo, reiteró que la actividad económica se expandió a un ritmo moderado en los últimos meses y que las condiciones del mercado laboral han continuado mejorando gradualmente.

Además, los funcionarios de la Fed pronosticaron que la inflación subirá este año impulsada por los precios de la energía y los alimentos, pero que será "temporal" por lo que el organismo presidido por Bernanke podría permitirse mantener su actual política monetaria.