Japón necesita incrementar la independencia de los reguladores nucleares para garantizar la seguridad de las mismas tras ocurrido el accidente nuclear en las plantas eléctricas nucleares del país, afirmó el miércoles el primer ministro japonés Naoto Kan.

Kan destacó que la industria nuclear y sus reguladores tienen muchas limitaciones. Por ejemplo, la Agencia de Seguridad Industrial y Nuclear, que se encarga de vigilar la seguridad en lo relativo a las plantas atómicas depende del ministerio de Comercio, cuyo trabajo es promover la energía nuclear.

Los críticos señalan que la estructura está diseñada para permitir una vigilancia superficial y esto pudo haber contribuido a una falta de precauciones en la planta de Fukushima Dai-ichi, que sufre de fugas de radiación tras sufrir daños por el terremoto y tsunami posterior del 11 de marzo.

Kan dijo en una conferencia de prensa celebrada el miércoles que revisará las políticas nucleares así como revisará las estructuras regulatorias del país.